Hoy en día, muchas de las lesiones de articulaciones de extremidades inferiores y dolores de espalda, especialmente de la porción lumbar, están directamente relacionados con la desalineación de la pelvis (Figura 1) y con la debilidad de la musculatura de la cadera.

Figura 1: Modelo que muestra la desalineación de la pelvis y sus consecuencias.

Debido a estos factores, la ejecución de movimientos lesivos del tronco puede dar lugar a la creación de patrones compensatorios con el fin de suplir el trabajo de la musculatura de la cadera y/o la falta de alineación de la misma. Por esta razón, toda la musculatura glútea desempeña un papel muy importante en prevención de lesiones ya que, tanto la mejora como la corrección de ambos factores, actuarán como protectores de articulaciones de extremidades inferiores 1.

Cuando se da una situación en la que factores como la fuerza, el control o la flexibilidad de los músculos de la cadera se ven afectados, puede dar lugar a una alteración significativa de la rigidez de los mismos, que se refleja en un cambio de la eficiencia metabólica de muchos movimientos de la vida diaria que involucran actividades funcionales y recreativas. Además, una mala funcionalidad de estos músculos podría causar cambios degenerativos en estructuras como los huesos y el cartílago articular, entre otros 2.

Anatomía de la cadera

La cadera está compuesta por varios músculos cuyas funciones principales son la estabilización de la pelvis tanto durante la marcha como en posición monopodal; la abducción y la rotación de esta articulación 3. Por ello, la función principal de la musculatura glútea es crear movimiento y proporcionar estabilidad dinámica 1.

Los tres músculos más importantes de la cadera son el glúteo menor, el glúteo medio, el glúteo mayor y el tensor de la fascia lata o TFL (Figura 2) 2,3.   Este último, cuando existe una debilidad en el resto de los músculos mencionados anteriormente, suele suplir el trabajo de los mismos. Por ello, a la hora de entrenar, debemos activar la musculatura glútea mientras disminuimos la actividad del TFL, ya que se ha observado atrofia de estos músculos en relación con el tensor de la fascia lata en personas con patología degenerativa de la cadera 4.

Figura 2: Anatomía de la musculatura glútea. El TFL se encuentra sobre el glúteo medio, hacia anterior.  

TRABAJO DE LA MUSCULATURA GLÚTEA

De acuerdo con Powers (2010), debemos planificar correctamente el entrenamiento de esta musculatura para así poder abordar las deficiencias relacionadas con la estabilidad de la pelvis y el tronco y la dinámica de control de la articulación de la cadera 1.

Por consiguiente, y de acuerdo a nuestra filosofía, en HONESTA consideramos de relevante importancia consolidar una buena base e ir avanzando de manera progresiva hasta realizar ejercicios globales y cuya implicación no solo sea de la musculatura de la cadera, si no de un trabajo sinérgico de varios núcleos musculares.

Por ello, debemos empezar con el aprendizaje tanto del control neuromuscular como de la ejecución técnica de los ejercicios. Además, también debemos establecer una buena base de control lumbopélvico para estabilizar los abductores y rotadores externos de cadera, ya que dicha estabilidad promueve una mayor producción de fuerza por estos músculos durante el ejercicio mientras minimiza el movimiento en el plano frontal (Figura 3) en ejercicios y posiciones unilaterales, como es la caída de la pelvis 5.

Figura 3: Modelo del plano frontal o coronal.

Una vez adquirido dicho control, debemos tener en cuenta cuatro factores de cara a la progresión de los ejercicios, todos ellos de la misma importancia.

  1. Cadenas cinéticas: al inicio deben ser abiertas y se debe ir progresando a cadenas cinéticas cerradas o restringidas, sin dejar de lado las primeras.
  2. Dificultad: se progresará de ejercicios analíticos a ejercicios globales que impliquen el trabajo de otros núcleos musculares.
  3. Cargas: lo ideal es comenzar con isometrías e ir avanzando a ejercicios dinámicos (primero con resistencias manuales y posteriormente con gomas o bandas elásticas). Más adelante se pueden incluir en el entrenamiento ejercicios con poleas y por último peso libre (Figura 4). También podemos añadir superficies deslizantes.
  4. Posición: la progresión irá en función de la reducción de la base de sustentación. Por ello, comenzaremos con decúbitos, es decir, tumbados y progresaremos a cuadrupedia (cuatro apoyos), sedestación (sentado), tripedia, bipedia, bipedestación (de pie) y, por último, ejercicios monopodales (un único apoyo).

Figura 4: Ejercicio “subida a banco” realizado con peso libre.

Una vez que tenemos el control de la cintura lumbopélvica y hayamos ganado fuerza en el resto de musculatura y de núcleos musculares, especialmente en el tren inferior y abdomen, podremos aumentar la dificultad con ejercicios de pliometría, agilidad y coordinación y superficies inestables y deslizantes.

CONCLUSIÓN

Los glúteos son muy importantes de cara a la salud física y a la higiene postural, ya que se trata de uno de los núcleos más importantes ya que conecta todas las cadenas cinéticas del cuerpo. El trabajo de su musculatura nos previene de lesiones de extremidades inferiores (cadera, rodilla y tobillo), citalgias, hernias discales y disminuye e incluso erradica dolores de espalda, en especial de la porción lumbar.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Powers C. The Influence of Abnormal Hip Mechanics on Knee Injury: A Biomechanical Perspective. J Orthop Sports Phys Ther. 2010;40(2):42-51
  2. Neumann D. Kinesiology of the Hip: A Focus on Muscular Actions. J Orthop Sports Phys Ther. 2010;40(2):82-94
  3. Flack N, Nicholson H, Woodley, S. A Review of the Anatomy of the Hip Abductor Muscles, Gluteus Medius, Gluteus Minimus, and Tensor Fascia Lata. Clinical Anatomy. 2012;25(6):697-708
  4. Grimaldi A, Richardson C, Durbridge G, Donnelly W, Darnell R, Hides J. The Association Between Degenerative Hip Joint Pathology And Size Of The Gluteus Maximus And Tensor Fascia Lata Muscles. Manual Therapy. 2009;14(6):611-617
  5. Nadler S, Malanga G, Bartoli L, Feinberg J, Prybicien M, Deprince M. Hip Muscle Imbalance And Low Back Pain In Athletes: Influence Of Core Strengthening. Medicine & Science in Sports & Exercise. 2002;34(1):9-16